Archive for the ‘facebook’ Category

Que Facebook espía lo que el usuario hace en la red no es nada nuevo.

La compañía empezaba a principios de verano a trackear la navegación que hacían fuera de la red social sus usuarios para descubrir quiénes son en realidad esos consumidores: hasta entonces, la publicidad en Facebook se vendía en base a los gustos declarados de los usuarios, a lo que ellos señalaban que les gustaba. Facebook quería saber entonces qué les gustaba en realidad, es decir, cuáles son aquellos productos o servicios que el usuario consumo pero cuya consumición no deja resto social.

De este modo, la firma iba a poder vender una publicidad mucho más targeteada y mucho más efectiva. No sólo podría – por ejemplo – vender zapatos a aquellas personas que confiesan que les gustan los zapatos o que siguen en la red social empresas zapateras, también podrían hacerlo con quienes no lo señalan de forma manifiesta pero que compran zapatos en internet de forma regular. Read the rest of this entry »

Share

El método “do not tack” impide que las páginas web envíen información a otros sitios sobre las personas que las visitan

Las pisadas de un usuario en la Red no se borran con el viento digital, sino que son rastreadas por miles de programas que extraen de ellas innumerables conclusiones sobre su sexo, edad, costumbres o poder adquisitivo. Estos datos circulan desde las páginas web que visita a otras que los utilizan para hacer estudios de mercado, segmentar la publicidad o mejorar la oferta de servicios. No es una práctica ilegal, y muchas veces ni siquiera es maligna, puesto que los datos personales que identifican al internauta quedan resguardados. Pero cada vez es mayor el clamor moral para que como mínimo se ofrezca al navegante la posibilidad de elegir sistemas de bloqueo de estos rastreadores. Dichos sistemas se conocen como técnicas “do not track” (“no me grabes”).

Un rastreador recopila información sobre qué enlaces abrimos y con qué frecuencia, para enviarla a unos potentes ordenadores que la procesan

WTF is HTTPS?

Cuando se lee que un estudio de una consultora asegura que “un 70% de los internautas han buscado en lo que va de año al menos una noticia económica en Google” (un caso hipotético), uno se pregunta si la consultora habrá realizado un ingente número de llamadas o encuestas on line para obtener tal deducción. En realidad no le hace falta, al menos no siempre. Es más sencillo llegar a un acuerdo en Google para colocar un rastreador en el buscador y ver el número de enlaces diarios económicos que se consultan, o incluso deducir, de otro tipo de conceptos buscados, si el perfil es el de un hombre o una mujer, o tiene más o menos de 30 años.

El robot rastreador (un programa) se encarga de captar el número de enlaces a los que se accede, el orden en que se consultan o la frecuencia y enviar la información a potentes computadores centrales que la procesan junto con millones más de datos, lo que se llama Big Data. En principio, a no ser que se incumpla la legalidad o se especifique en las condiciones de uso, ninguna de estas referencias es personal ni compromete información confidencial del internauta.

¿Demasiados datos?

Además, muchas veces el objetivo de los rastreadores es mejorar la experiencia del usuario en los distintos servicios desde donde se recoge la información; cuanto más se sabe de las reacciones y costumbres de las personas mejor se puede predecir lo que busca o quiere y más rápido lo puede ofrecer. En otras ocasiones, la información del rastro del usuario va destinada a fines publicitarios; no a ofrecer la dirección de correo o el número de teléfono (algo ilegal), sino a perfilar mejor los gustos del internauta a fin de afinar con los anuncios que se encontrará en sitios como Google o Facebook.

Por muy impersonales que sean los datos procesados, nadie garantiza que vayan a ser usados siempre para buenos fines

Sin embargo, por muy impersonales que sean estos datos, nadie garantiza que se procesen bien o se utilicen para fines no tan inocuos. El procesado de grandes volúmenes de datos, el Big Data, entraña ciertos peligros si acceden a ellos corporaciones sin control ni moral, mafias o países dictatoriales, que puedan usarlos en su interés y en contra del general. Dejar información a estos grupos puede no ser una buena idea.

“Do not track”, una opción en el navegador

En consecuencia, ya desde 2009 un grupo de expertos en seguridad informática reclama con reiteración la inclusión de una opción en los diferentes navegadores que bloquee a los rastreadores que haya en las distintas páginas web que se visitan. Se trata de un programa que nos permita navegar sin dejar rastro y que podamos activar o no, según nuestra elección. Dicha opción ha sido bautizada como “do not track”.

Hace poco, Firefox ha incorporado “do not track” en su última versión como una característica de la configuración del navegador y Twitter lo ha introduccido como opción para los enlaces que se abren desde el servicio con Firefox.

Por otro lado, Microsoft ha anunciado que Internet Explorer 10 lo incluirá como opción por defecto (es decir, habrá que activar la opción de dejarse rastrear de forma voluntaria), algo que ha sido criticado por otros navegadores que creen que Microsoft quiere reservarse la información de rastreo para sí. Microsoft por su parte, ha explicado sus razones.

En Chrome, el navegador de Google, existe una larga lista de aplicaciones en la Chrome Web Store que cumplen esta función con mayor o menor eficacia. Entre todas ellas la más popular es “Do not track plus”, que previene contra todo tipo de rastreadores. Los mismos se pueden ver en un marcador que se sitúa junto a la barra de direcciones. También se puede ordenar a la aplicación que no bloquee los rastreadores en determinadas páginas. Otra aplicación popular con el mismo cometido es Ghostery.

Algunos inconvenientes

Si bien “do not track” es una alternativa de navegación totalmente discreta, como todo sistema que aísla del entorno presenta ciertos inconvenientes. Para empezar, la vertiente social que supone poder twittear un enlace o compartirlo en Facebook queda bloqueada, ya que estas opciones también son rastreadores. Es decir, si se utiliza esta opción se pierde capacidad social a menos que se ordene el desbloqueo. Además, plataformas como Google y otras de recomendación social de productos y servicios serán cada vez menos eficientes para el usuario si utiliza el “do not track”, ya que no podrán aprender de sus movimientos por la Web y por tanto no podrán anticiparse a sus deseos.

Share

Buscando una revolución en las plataformas de gestión de blogs, Over-blog  abre hoy sus puertas en nuestro idioma para permitir crear algo más que bitácoras personales en Internet.

Disponible en es.over-blog.com  llama la atención por su integración con las redes sociales, recordando que la compañía responsable (OverBlog es una empresa del grupo Ebuzzing) por este nuevo sistema adquirió TimeKiwi en enero, aplicación que permitía crear una linea de tiempo atractiva a partir del contenido de nuestra cuenta de Facebook.

Over-blog permite, además de crear entradas y páginas de un blog, mostrar las actualizaciones de nuestra web social (twitter, facebook, youtube, etc.), ayudando a tener toda la información en un mismo panel, siendo mucho más sencillo de gestionar que con las herramientas actuales.

Frederic Montagnon, co-fundador de OverBlog, comentó:

Con el desarrollo de plataformas dedicadas a un mismo contenido (Instagram, y Flirck para fotos, YouTube y Dailymotion para vídeo, Foursquare para geolocalización, Twitter para mensajes cortos o primicias,…), los usuarios segmentan su presencia on line, lo que puede ser un handicap para aquellos que buscan ampliar audiencia e influencia. Con la nueva versión de OverBlog, todos los contenidos creados por un usuario, así como sus recomendaciones aparecen disponibles en una sola página, solucionando así el problema de la fragmentación ya que se vinculan todas las plataformas sociales

Desde allí prometen funcionalidades relacionadas con módulos estadísticos y con emisión de vídeo en directo, permitiendo transformar a Over-blog en la herramienta definitiva para quien hace periodismo en Internet.

Gratuito, alojado, con posibilidad de multiples usuarios, división de lucros por publicidad, varios diseños, plataforma para móviles y posibilidad de migración desde otros sistemas. Una buena demostración de que no está todo inventado en el mundo Blog.

Link: es.over-blog.com

 

(artículo extraído de wwwhatsnew.com)

 

Share

La actual crisis económica ha disparado el número de fraudes por Internet. Aprovechando el gran número de personas sin empleo, numeros estafadores tratan de hacer su particular ‘agosto’ engañando con ofertas de empleo falsas.

Pero no sólo en ese campo, proliferan los caraduras.

La Federal Trade Comission (Comisión Federal del Comercio) de EEUU ha hecho pública la lista de los 10 fraudes más frecuentes que se producen en la Red, con el fin de alertar a los internautas para que no se dejen engañar:

* 1. Fraudes en subastas.
Después de enviar el dinero en que se ha adjudicado la subasta, se recibe un producto cuyas características no se corresponden con las prometidas, e incluso un producto que no tiene ningún valor.

* 2. Timos de ISP (Proveedores de Servicios de Internet)
Es bastante frecuente que los clientes poco expertos suscriban contratos on-line sin haber leído el clausulado, por lo que pueden encontrarse amarrados a un contrato de larga duración del que no pueden salir si no es pagando fuertes penalizaciones por rescisión anticipada. Otro caso frecuente es que los ISP que registran nombres de dominio lo hagan a su propio nombre, para así tener enganchados a los clientes que no pueden abandonar su servicio porque perderían su nombre de dominio.

* 3. Diseño/Promociones de sitios web
Suelen producirse cargos inesperados en la factura del teléfono por servicios que nunca se solicitaron ni contrataron.

* 4. Abuso de tarjetas de crédito
Se solicita el número de la tarjeta de crédito con la única finalidad de verificar su edad, y posteriormente se le realizan cargos de difícil cancelación.

* 5. Marketing Multinivel o Redes Piramidales
Se promete hacer mucho dinero comercializando productos o servicios, ya sea uno mismo o los vendedores que nosotros reclutamos, pero realmente nuestros clientes nunca son los consumidores finales sino otros distribuidores, con lo que la cadena se rompe y sólo ganan los primeros que entraron en ella.

* 6. Oportunidades de Negocio y Timos del tipo “Trabaje desde su propia casa”
Se ofrece la oportunidad de trabajar desde el hogar y ser su propio jefe enseñando unos planes de ingresos muy elevados. Claro que para empezar es necesario invertir en la compra de alguna maquinaria o productos que jamás tienen salida.

* 7. Planes de Inversión para hacerse rico rápidamente
Promesas de rentabilidades muy altas y predicciones financieras con seguridad absoluta sobre extraños mercados suelen encubrir operaciones fraudulentas.

* 8. Fraudes en viajes o paquetes vacacionales
Consiste en vender viajes y alojamientos de una calidad superior al servicio que realmente le prestarán en su destino, y también pueden cargarle importes por conceptos que no se habían contratado.

* 9. Fraudes telefónicos
Un sistema bastante extendido en los sitios de sexo consiste en pedirle que se baje un programa y lo instale en su ordenador para que le permite entrar gratuitamente en la web. Pero lo que sucede es que, sin que usted lo sepa, el programa marca un número internacional de pago (tipo 906 en España) a través del cual se accede a la web, por lo que mientras usted se divierte viendo fotos y vídeos su factura telefónica se incrementa a velocidad de vértigo.

* 10. Fraudes en recomendaciones sanitarias
Recetas milagrosas para curar cualquier enfermedad se encuentran frecuentemente en la Red, la mayoría de ellas sin ningún respaldo médico o control de autoridades sanitarias, por lo que aparte de ser una estafa, ya que no producen los resultados prometidos, pueden incluso suponer un riesgo adicional para la salud del enfermo.

Como puede verse, no hay mucha diferencia entre lo que hacen los estafadores en Internet y lo que se ha estado haciendo en la vida real durante muchos años.

La única particularidad es que en la Red las cosas pueden hacerse sin dar la cara, por lo que el riesgo es menor y desaparecer mucho más sencillo.

La receta para no caer en las manos de estos siniestros personajes: comprar exclusivamente en sitios web de confianza, y huir como de la peste de aquellos que ni siquiera dan su dirección real o su número de teléfono.

(periodistadigital.com)

Share

Se está expandiendo a través de Facebook, un scam que ofrece dos tentadoras entradas para una fiesta en un barco que tiene como destino, la isla de Ibiza, lugar conocido por sus clubes, discotecas y vida nocturna.

Según el Diario Ti: Para hacer más tentadora la oferta, se afirma que este supuesto festejo tiene barra libre y también garantizan que asisten la misma cantidad de chicos y chicas. Además, una vez que se llega al lugar, se prometen dos entradas para el famoso lugar de bailes Space Ibiza.

El fraude llega de parte de algún contacto que haya caído en el engaño y le pide al usuario que busque una frase concreta en Facebook o Google y que seleccione el primer resultado que aparezca. En ambos lugares se logra el objetivo del ciberdelincuente, pues si se escribe lo que explicita el mensaje, se obtiene como primera opción, el sitio de la estafa. Esta técnica de posicionar sitios maliciosos dentro de las primeras opciones es conocida como Black Hat SEO.

Una vez que se accede al resultado, se le pide a la persona que seleccione su país para luego completar un formulario que pide información personal como nombre y apellido, correo electrónico, número de teléfono celular y compañía, entre otros.

Los ciberdelincuentes solicitan esta última información con el objetivo de suscribir a la mayor cantidad de personas posibles, a costosos servicios de información mediante mensajes de texto o SMS. Para que la potencial víctima no sospeche, se le dice que el número de teléfono y compañía son necesarios para comunicarle el resultado en caso de ser ganador.

También se le ofrece al visitante la posibilidad de omitir este paso argumentado que si se conecta por Facebook, no tendrá que escribir todos esos datos. Si el usuario ingresa mediante este método y permite que la aplicación acceda a los datos de su cuenta, el scam le enviará a todos los contactos de la víctima las instrucciones de búsqueda para hacerlos caer nuevamente en esta estafa.

Para lograr aún una mayor cantidad de víctimas, en el sitio se le pide al usuario que si le gusta la fiesta, haga clic en el botón de Facebook “Me gusta”. De este modo, se estará expandiendo este fraude nuevamente, a través de esta red social.

Se le recuerda al usuario que nunca debe entregar información privada ni tampoco permitir que cualquier aplicación acceda a su cuenta de Facebook para poder evitar este tipo de ataques. Además, se recomienda la utilización de un antivirus con capacidad proactiva para sumar un nivel más de seguridad a sus computadoras.

Fuente: ESET / DiarioTI

Share